Mon - Fri : 09:00 - 17:00 Barcelona, Spain.
izumi.foraste@gmail.com

Trucos & Consejos

Natural & Beauty Tips
cómo afecta el estrés
18
Feb

Efectos del Estrés en la Piel | Cómo Combatir el Estrés

¿Sabes qué efectos tiene el estrés en la piel? 

ansiedad

A veces, no nos damos ni cuenta y el trabajo, el cuidar de la familia o el dormir poco nos causa un gran estrés en el cuerpo. El estrés puede provocar grandes daños tanto mentales como físicos, afectando también al bienestar de nuestra piel. A continuación te explico con detalle los posibles daños que puede sufrir la piel y cómo podemos combatirlo.

¿Cómo afecta el estrés en la piel?

Cuando mantenemos un estrés de forma prolongada, ya sea emocional o por acumulación de cansancio (sobrecarga de trabajo, dormir pocas horas, un sueño de mala calidad, etc.), se contraen los vasos sanguíneos y se empeora el flujo sanguíneo. Esto conlleva a una bajada de temperatura de la piel y a un mal funcionamiento de las células epidérmicasSe ha demostrado, por ejemplo, que el estrés que sufrimos mientras trabajamos con el ordenador también provoca una bajada en la temperatura de la piel.

Cuando mantenemos un estrés de forma prolongada, ya sea emocional o por acumulación de cansancio (sobrecarga de trabajo, dormir pocas horas, un sueño de mala calidad, etc.), se contraen los vasos sanguíneos y se empeora el flujo sanguíneo. Esto conlleva a una bajada de temperatura de la piel y a un mal funcionamiento de las células epidérmicasSe ha demostrado, por ejemplo, que el estrés que sufrimos mientras trabajamos con el ordenador también provoca una bajada en la temperatura de la piel.

Principales problemas de la piel causados por el estrés

  • Daños en la barrera natural de la piel
  • Sequedad en la piel
  • Mayor sensibilidad hacia los agentes externos
  • Pérdida de colágeno
  • Ralentizamiento del ciclo de renovación celular
  • Piel envejecida y sin luminosidad

El mal funcionamiento de las células epidérmicas (por causa de una baja temperatura), debilitar la barrera natural de la piel. Ésto a su vez, facilita la evaporación del agua de la epidermis provocando una piel seca y áspera.

Al debilitarse la epidermis (capa más externa de la piel) también nos volvemos más sensibles a los agentes externos o medioambientales, como el polvo o el polen. Esto puede generar inflamaciones internas que además conlleven a la destrucción del colágeno. La pérdida del colágeno, que nos ayuda a mantener una piel tersa y elástica, está directamente ligada al envejecimiento de la piel.

Asimismo, al no tener un correcto funcionamiento de las células, se relantiza el ciclo de renovación celular, dando un aspecto más apagado y sin luminosidad a la piel.

Dicho esto, vamos a ver algunos hábitos para eliminar el estrés y conseguir un buen estado de la piel.

Cómo combatir los efectos del estrés

Para poder prevenir la piel áspera provocada por el estrés debemos tener en cuenta 3 sencillas claves. 

     1. Tomar pequeños descansos con frecuencia

  • Hacer respiraciones profundas,
  • Mover los hombros y estirar el cuerpo ligeramente
  • Dar un pequeño paseo

Son costumbres fáciles de incorporar en tu día a día y que te ayudarán a despejarte.

     2. Calentar el cuerpo y la piel

  • Si no tienes tiempo de tomar un baño o una ducha caliente, el ingerir un plato caliente también te puede ayudar.
  • Cuando realices tu rutina facial, termina aportando calor con la palma de las manos. Esto mejorará la circulación sanguínea, además de ayudar a que se absorban mejor los productos aplicados.

      3. Tener un sueño reparador

  • El uso de dispositivos móviles o del ordenador antes de dormir pueden conllevar a un mal descanso.
  • Por el contrario, realizar ligeros estiramientos puede facilitar un descanso profundo. Es importante que cuidemos nuestra rutina de antes de acostarnos para conseguir un sueño de calidad y reparador

Verás que cuidándo estos aspectos notarás una gran diferencia tanto en la salud de tu cuerpo y mente, como en el bienestar de tu piel.

Artículos relacionados

Vídeo en YouTube

 

Leave a Reply

*

º